Día cinco

Se aproxima el verano.

«El pinar está lleno de tumbas, que es donde terminan todas las promesas de amor, aquello de juntar las alas y entrelazar las ramas. Aumentó mi tristeza y en ese momento oí doblar una campana en la bahía de Shiogama, recordando la caducidad de las cosas». (Matsuo Basho, “Senda hacia tierras hondas”).

Si hay algo que enseñó esta pandemia es la caducidad de las cosas, la fragilidad de la vida que no es miedo a la muerte pero sí zozobra ante las ausencias definitivas.

Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vivaldi